Tema 8: SÓCRATES

En la antigua Antena alrededor del año 470 a.C. nació el hombre que es considerado como el filósofo más importante de todos los tiempos, el hombre que fue un ejemplo vivo de la filosofía en sí misma y del que ahora se sabe muy poco con certeza, ya que jamás escribo una solo palabra y su nombre: Sócrates.

El hijo de un escultor y una partera, es la figura más enigmática y quizá más importante de la filosofía occidental, muy pocas personas han afectado la cultura europea tan profundamente como él lo ha hecho. Pero, lo que sabemos de su vida, no viene de su trabajo, sino del trabajo de otros como su estudiante Platón, quien escribió los diálogos estelarizados por Sócrates. El caso es tan emblemático que toda la antigua filosofía griega está dividida  en un periodo antes y después de su nacimiento, como en el antes y después del nacimiento de Cristo ¿cierto? Es lo mismo para con Sócrates y los filósofos.

Él es considerado por los filósofos desde la antigüedad, hasta los modernos, para los antiguos todas las escuelas filosóficas eran socráticas; con la cristiandad, Sócrates se convirtió en una especie de modelo para los cristianos; en la filosofía moderna aún es considerado por filósofos como Nietzsche o Kierkegaard, el uno que lo odiaba y el otro que lo amaba, esto quiere decir que el hombre que vivió alrededor de 2500 años antes que ellos fue capaz de crear intensos conflictos e incluso pasiones entre dos filósofos modernos, y esa es una cosa increíble.

Antes de su aparición los filósofos se ocupaban con preguntas que tenían que ver con el universo y un intento entenderlo, tales como: ¿Cómo fue el mundo creado? ¿Cuál es el plan divino detrás de el? ¿Cuáles son las reglas de la naturaleza? Entre otras… Esto quiere decir que ellos exploraron los hechos relacionados con la naturaleza, es por eso que llamamos a estos antiguos pensadores filósofos naturales.

Sócrates no rechazaba las respuestas a las que llegaron, sino las preguntas de los  estos filósofos, ya que ellos exploraban el mundo y su infinidad, pero extrañamente no a el hombre. Por lo cual, él enfocó sus pensamientos hacia los asuntos concernientes a la vida diaria, tales como la bondad del hombre, el alma, la ética y política. Sócrates fue el primero que hizo bajar la filosofía del cielo, la introdujo en nuestras casas y la obligó a ocuparse del bien y el mal (como dijo Cicerón).

Sócrates estuvo influenciado por los sofistas, quienes eran un importante grupo de intelectuales residentes de Atenas que al igual que Sócrates trataban temas más concernientes al hombre tales como la ética, la política y la lengua, sin embargo, enormes diferencias los separaban de Sócrates, empezando con el hecho de que los sofistas recibían dinero por dar sus lecciones, mientras que Sócrates jamás hablo por dinero, de hecho vivió el camino de la vida pobre, siempre con una túnica vieja y descalzo, ya que creía que los bienes materiales contribuyen muy poco a la felicidad del hombre. En contraste con los sofistas, tenía un la sensación sobrenatural de que todo lo que hacia estaba dictado por espíritus y de una voz que escuchaba en sí mismo. La diferencia más grande es que los sofistas creían en que no existe una verdad objetiva en el mundo, decían que cualquier verdad es subjetiva y relativa, por lo tanto cualquiera afirmación puede ser verdadera o falsa si se apoya en la correcta argumentación, pero Sócrates estaba interesado en encontrar la verdad, quería que la gente se guiara sólo por la verdad.

La verdad única según él, viene del alma del hombre, esta elevación del alma y la verdad lo separaba de los sofistas y al mismo tiempo lo unía con los filósofos más antiguos como Pitágoras, Heráclito y Parmenides, es así que con su filosofía crea una nueva escuela de pensamiento, mezclando elementos de la antigua metafísica griega (el termino metafísica no existe sino hasta después de Aristoteles) y la filosofía que pone al hombre como centro de estudio. Es precisamente porque coloca la importancia de la existencia del hombre tan arriba, por lo que podemos decir que Sócrates es el filósofo existencialista más grande de la historia.

En contraste con los demás filosofos, Sócrates jamás escribió una sola palabra, jamás creo una escuela, él creía que el autentico conocimiento sólo viene de uno mismo. Una de sus mayores premisas fue la de conócete a ti mismo, misma que fue inspirada en el dios Apolo, sólo desciendiendo a las profundidades de uno mismo, se logrará ver nuestra alma buena. La felicidad la hace solamente uno mismo con la buena conducta. ¿entonces qué se dedico a hacer si no fue a escribir? Él caminó por ahí, por las calles y el Ágora de Atenas, para acercarse a la gente y conversar. Su gran secreto fue que nunca pretendió ser un maestro, por el contrario se presentaba como alguien que quería aprender algo de su interlocutor, así que no enseñaba, él discutía, de hecho declaraba por todos lados que la única cosa que sabía es que no sabía nada y esto se debe a que pensaba que frente al conocimiento total del universo, lo que nosotros sabemos es insignificante, porque mientras más entendemos surgen más preguntas, así que no pretendió ser un sabio, lo que lo diferencia cabalmente de lo que hacen muchos pseudointelectuales y filósofos que creen saberlo todo.
Socrates
El método que usaba para dialogar con las personas es llamado mayéutica ( que proviene del griego μαιευτικη que significa “dar a luz”), este consiste es el uso de la ironía y la refutación. La ironía al presentarse como alguien que aparenta no saber nada, para que su interlocutor lle diga lo que sabe (también llamada ironía socrática); de hecho ironía en griego antiguo significa pretender; y la refutación de los argumentos para hacer que el interlocutor se de cuenta de lo equivocado que está su razonamiento. Sócrates por lo tanto no transmitía y enseñanza como lo hace un profesor actualmente, sino que decía piensen por ustedes para llegar a sus conclusiones, él era como una partera, no poseía el conocimiento, solo ayudaba a que la otra persona diera a luz ese conocimiento que ya hacia dentro de él. Sócrates no tomaba nada por hecho, no importa que tan obvio pudiera parecer, se acercaba con cualquier persona para poder entender que es lo que pensaban sobre cierto tema, con el objetivo de sacar esa verdad que ya reside en cada individuo mediante una conversación dialéctica.

Un tema principal en su filosofía fue el alma, la cual es la esencia, la razón y la meta por la cual el hombre existe, así que pedía que miráramos adentro de nosotros para poder entrar en contacto con esta alma, para él, sólo aquello que es bueno para el alma es lo que en realidad es bueno y útil para la humanidad. Es por eso que el filosofo pensó que si no deseamos un alma dañada, no debemos dañar a los demás, es preferible dañarse a uno mismo que dañar a otro, no importando que daño te haya hecho (otra coincidencia con Jesús). Una idea muy interesante si consideramos que Sócrates sirvo durante su juventud al ejercito Ateniense y peleó en la famosa batalla del Peloponeso entre espartanos y atenienses. De hecho también pensaba que cuando hacemos daño a alguien más no lo hacemos porque seamos malos, sino porque no nos damos cuenta de lo que es realmente bueno para nosotros y lo hacemos porque esencialmente no sabemos lo que es el bien, por lo tanto aquello que es malo es un error de la conciencia. Aquí es donde el filosofo llega a una de sus conclusiones más relevantes: la virtud. La virtud es algo que se enseña, todos podemos volvernos virtuosos, nadie nace malvado, pero puede volverse malvado debido a las circunstancias que lo envuelven, así que según su idea los grandes villanos de la historia han sido solamente ignorantes, él creía firmemente que cometimos errores debido a la ignorancia.

En el 399 a.C. el filosofo es acusado por sus compatriotas de pervertir con sus acciones a la juventud y de introducir nuevos dioses a la ciudad. Es obvio que el estaba enseñando y provocando el despertar de la mente de la gente y esto molesto a ciertas personas, además de que sus oponentes consideraban más que una coincidencia, el hecho de que la mayoría de los antiguos tiranos de Atenas concordaran con él. La corte decidió después de una votación de 360 sobre 350 que Sócrates era culpable y fue condenado a morir bebiendo una copa de cicuta. Sócrates pudo haber renunciado a su filosofía y haber salvado su vida, incluso pudo haber escapado si así lo deseaba, pero si lo hubiera hecho no hubiera sido Sócrates, él acepto solemnemente su sentencia. Con esta posición buscó algo más importante que la salvación de su vida, el quería la salvación de su alma, probando que era consecuente con lo que decía: respeta la ley y a los demás (¿Jesús?). Sus estudiantes le rogaban por que escapara, pero el maestro calmado y sereno como siempre, los hizo reconsiderar, y dijo: “el temor a la muerte, señores, no es otra cosa que considerarse sabio sin serlo, ya que es creer saber sobre aquello que no se sabe. Quizá la muerte sea la mayor bendición del ser humano, nadie lo sabe, y sin embargo todo el mundo la teme como si supiera con absoluta certeza que es el peor de los males”. Su lección final ha sido su propia muerte, la absoluta encarnación de la filosofía en vida.

La vida de Sócrates fue su genio, su vida fue filosofía en sí misma. Lo importante no es en cual teoría crees, sino como la vives, la filosofía es una forma de vida, el arte de vivir. Sócrates es un modelo para todos nosotros, porque él no es sus libros, como Platón, Aristoteles, Kant, etc., él es un modelo de vida, desde él, el modelo de vida ha sido Sócrates y siempre será él.

Jacques-Louis_David_-_The_Death_of_Socrates_-_Google_Art_Project

La muerte de Sócrates por Jacques Louis David 1787

La muerte de Sócrates por Jacques Louis David 1787


Por el Dr. Mirabilis Caelestis et Diabilis

Tema 7: Esoterismo

Fue un tema algo esperado ya que varios miembros estaban deseosos de externar, aparte de su opinión, algunas experiencias ya sean propias o de cercanos. Sesión interesante y oportunamente esotérica per se. Empezamos buscando la manera de explicar el esoterismo e iniciamos por su etimología; del griego έσώτερος (Esoteros): «dentro, desde dentro, interior, íntimo»; unido al sufijo «–ismo», y descrito llanamente como algo difícil de explicar, o bien, perteneciente a ciertos saberes o prácticas de complicado acceso, o restringido a ciertos círculos selectos, para los cuales, según sus consideraciones, la palabra oral y escrita no son suficientes para la transmisión del conjunto en cuestión, más bien intuitivamente, y a través del contacto con el maestro o guía, es como se puede adquirir tal saber-saber o saber-praxis. Hemos de reconocer como su antítesis al esoterismo, que corresponde al conocimiento que es de carácter público o libre acceso, aunque no necesariamente fácil de comprender (como en el caso de ciertos filósofos cuyo conocimiento es de complicada comprensión).

Después de una ronda de intervenciones un tanto dispersas se narraron varias experiencias por parte casi de cada uno de los miembros presentes en esta sesión, ahí fue donde hubo un mayor flujo de conversación  e intercambio de información.

Patria a distancia

«Patria» es una de las palabras, en las cuales resuenan interminables ideologías e intimidades, pero también escuetos clichés, indeterminados anhelos y falsos énfasis. Ciertamente la patria pone en cada uno de nosotros una determinada medida de lo que somos. ¿Nos liberaremos alguna vez de la influencia de la tierra natal sobre nuestra identidad y los recuerdos acuñados? La patria, querida o no, es una parte fundamental de nuestra personalidad. Sin embargo muchas veces se vuelve notable la desaparición de todo los conceptos que la constituye: un lugar inconfundible, la cultura acuñada, tradiciones y vínculos.

Aparentemente todo se globaliza hoy en día, sólo el hombre se rehúsa a adaptarse bien. Es cierto que el tiempo lo condena a ser un global player, sin embargo sus deseos y sueños permanecen por lo general en contra de este desarrollo, puesto que frecuentemente le exige demasiado para que su vida no sólo pueda ser totalmente autónoma, sino que deba serlo. Él anhela el mantenimiento de la buena y vieja patria. Con esto reprime, que tuviera también siempre dejos de falta de libertad y obligaciones. Patria es por un lado un lugar, pero también una institución en el sentido de pertenencia a una forma social. Ambas suscitan igualmente sentimiento de familiaridad y afiliación, de los cuales la identidad surge. Por lo menos así fue durante miles de años y a medida que, la patria como lugar e institución desaparece, desaparece una manera de identificarte con el mundo.

En una sociedad tradicional uno se identifica con tres puntos:
1. Con el propio grupo tribal y la asociación a la comunidad,
2. Con el pueblo, ciudad y país, así como la forma típica de la arquitectura de la región y,
3. Con el propio estatus como guerrero o curandero, constructor, ciudadano, noble, etc.
En el mundo moderno permanece así, sólo el estatus hacía la identificación. Esta identidad no es dada a nosotros de manera individual, sino vinculada a algo, que hemos alcanzado sobre nuestro propio desempeño en la vida. Actualmente se puede observar claramente que todas las asociaciones a la comunidad, desde el municipio hasta el matrimonio, están en organizadas dentro de un orden cuantitativo y cualitativo.

¿Pertenecemos a un pueblo, ciudad y país? Para tener un lugar de nacimiento, se necesita de experiencias únicas, olores y sabores, un gusto y estilo típicos, sonidos, imágenes, costumbres, arquitectura, diseño, formas, un idioma propio, etc. Pero lo inconfundible desaparece. La cultura de un lugar en particular se produce siempre ya poco a partir de este carácter. En lugar de una forma de vida típicamente regional, reina el estilo de la unificación, una manera de cultura mundial. Como claramente puede mostrar una inspección de sitio en cualquier lugar de la provincia: donde antes se encontraba una fonda y una «tiendita de la esquina», talleres y viejos corrales a lo largo de la calle principal; ahí tenemos ahora los restaurantes de comida rápida y OXXOs, los estudios para uñas, piercing y tatuajes, salones de belleza o cosméticos, boutiques, gimnasios, cines y plazas comerciales.

Hoy termina un proceso que quizá comenzó hace 6000 años. Hasta aquí la existencia humana en el mundo se había definido a través del sentimiento de patriotismo, a través del dualismo entre patria y forastero, pues nuestra civilización es predominantemente una historia del sedentarismo: se nace, se vive, se trabaja, se juega, se celebra y se muere en el mismo lugar. Recién con la colocación de la modernidad, esta idea se derriba con mayor frecuencia y se abre a diversas influencias externas. Hoy apenas y permanece alguien en su lugar de origen. Se nace ahí, se crece en otro sitio, se vive ahora en un tercer lugar, se trabaja en una ubicación diferente y los amigos viven lejos. Primeramente estoy quizás en San Martín, en algún momento por lo menos soy un tanto pipope, un mexicano, un latino, un americano y al final soy un «hombre de mundo». El problema es que la patria necesita fronteras. Donde pueda relajarse, y relajarse también el sentimiento de apego con el lugar de origen.

Los que nacieron entre los años 1980 y 1995, forman en promedio una generación particular, que ha vivido la perdida del patriotismo. La merma de este patriotismo es una consecuencia directa de la globalización. En su infancia y juventud experimentaron todavía el patriotismo, pero también el fin de este. Ellos conocieron aún una parte de la estricta vida familiar y la fuerte unión de las instituciones con la patria. Conocieron por ejemplo madres que se adaptaban sin queja alguna a su destino dentro de la clase media, la «ama de casa» que se dedicaba a preparar la comida para sus hijos y esposo. El esposo que llegaba del trabajo para cenar y tomaba su lugar a la cabeza de la mesa. Y aunque varios niños sintieron que en algunas de estas relaciones paternales portaron el «amor verdadero», las instituciones eran más poderosos que la voluntad individual y crean un cierto patriotismo que lentamente fue repudiado por cansancio. A estas vivencias pertenecen también el servicio a Dios, los vestigios de una estructura eclesiástica que transcurrió por años con sus celebraciones y fiestas; las visitas a familiares; los cafés y pastelillos el domingo por la tarde; los paseos dominicales; las tardes de televisión; los juegos en las calles y quizá también una venta de cochera con el abuelo en la granja.

Desde la desaparición de la patria como lugar e institución, estamos hoy aquí como individuos solitarios. Soledad individual y perdida de la unión, esas son las palabras clave. Ciertamente podemos escapar de la nueva soledad mediante el cierre a otra alianza: La amistad. Está es voluntaria y permite la intimidad; sí, seguridad sin obligaciones. La amistad es quizá el resultado de una compensación a la perdida de la patria como institución. Lo que sin embargo no saldría bien es una compensación o restauración de la patria como lugar. Aquí solamente tendremos esporádicamente éxito en el revivir una cultura de sitio. Considero que a través de la cocina regional, la conservación de los monumentos y mediante la observación a la importancia geografía podemos intentar preservar los vestigios de la patria y sobre todo protegernos frente del aplastante martillo de la globalización.

Pawel Kuczynski

Pawel Kuczynski

Por el Dr. Mirabilis Caelestis Et Diabilis

Tristeza

Alemania, sábado 5 de abril de 2014.

Perdón amigos lectores sí tomo prestadas muchas palabras del maestro Borges, pero al igual que él, he observado que se prefiere lo personal a lo general y lo concreto a lo abstracto, es por eso que hablo de mis experiencias y gustos personales. Y bueno, esto es así, de repente entro una ciudad llena de gente. Pero a ninguna de ellas ha de importarles un carajo mi presencia, y aquellos a los que me he encontrado llenos de amabilidad y que me han tendido la mano, no he sabido como estar con ellos, no se como CONVIVIR.

El pensamiento oficial del mundo ha decidido que una persona alegre es preferible a una triste. Cuánto más inteligente, profunda y sensible es una persona, más probabilidades tiene de cruzarse con la tristeza. Por eso, las exhortaciones a la alegría suelen proponer la interrupción al pensamiento: «es mejor no pensar…». Casi todos los aparatos y artificios creados por el hombre para producir alegría suspenden toda reflexión: la pirotecnia, la música bailable, las cantinas, los concursos de la TV, etc.

Pero la tristeza tiene más fuerza que la alegría y una pulga saltando en el lomo de un perro puede escucharse con más fuerza que el estallido de 100 bombas atómicas. No tengo nada en contra de la felicidad, pero creo que debemos aprender a apreciar y a valorar la tristeza de la misma manera que lo hacemos con la alegría. El hombre va por el mundo en busca de la felicidad, de la conciencia y los pies limpios, que en su afán de alcanzar este gran ideal se olvida de las pequeñas alegrías de la vida. Espero un mundo en el que también nos podamos detener a disfrutar de los momentos tristes, de la soledad, de la amargura, y en fin, de toda esa gama cromática de sentimientos a los que el ser humano tiene alcance.

Es por eso que yo suelo escoger a mis amigos entre la gente triste.

por el Dr. Mirabilis Caelestis Et Diabilis

Sobre las bondades de la Incertidumbre.

“La incertidumbre tiene su propio encanto; encanto que el hombre mata con su afan de estar seguro.”

––Víctor Hugo Menacho Moreno  (escritor boliviano)

Desde que el ser humano, quizá antes de que la conciencia fuese “descubierta”, se pregunta a sí mismo “¿Qué hago en este mundo?”, se la pasa dandole vueltas a la respuesta, y en el camino, recoge muchas más preguntas. Así pasamos, quizá sin darnos cuenta, nuestra vida tratando de asimilar nuestra existencia.

El aumento en las tecnologías de información en esta “Era Moderna” nos ha orillado a una total des-socialización del individuo, haciendo de las redes sociales una bonita vereda a la vida quasi hermitaña, invitandonos a ser parte de esta desagradable pero bien parecida, reconfiguración social a la que (o te adaptas al Facebook y Twitter o) mueres olvidado.

Con el paso del tiempo nuestros niveles de enajenación existencial nos invitan a pensar en la ausencia de “maná” en la sangre, de un motivo para vivir, es dónde empieza la cuenta regresiva al supuesto despertar de la conciencia, a la búsqueda de nuestro éter espiritual. A encontrar razones para sentirnos vivos.

En una primera impresión, satanizada per se, sabemos que la incertidumbre no es algo muy positivo, sabemos que la angustia de lo incierto nos arroja preocupación, dicotomía de “Tranquilidad” y nadie quiere eso para sentirse vivo. Hasta que llegas a este punto.

En esta vida cada vez más sistematizada y predecible nuestra existencia se va llenando de certezas, de monotonía, de planitud y no de plenitud, que terminan dotando a La Incertidumbre de bondades en esta reorganización social, bondades que terminarían ubicandola como paradigma en una posible (y nueva) Zona de Comfort para todos nosotros que, desesperados por un poco de realidad, encontramos en ella un poco de ese maná, encontramos ese espacio para sentirnos un poco más vivos, encontramos –o quizá sólo creamos– un motivo de vivir en ese estado incierto, de preocupación y de expectativa.

En La Incertidumbre, aquellos que hemos vivido poco y nos hemos cansado mucho, encontramos ese espacio para descansar el alma de lo predecible y también asombrarnos por los hechos Deus Ex Machina de la vida. Y a veces querer más.

O menos.

“Tras la lucha que rinde y la incertidumbre amarga del viajero que errante no sabe dónde dormirá mañana, en sus lares primitivos halla un breve descanso mi alma.”
––Rosalía de Castro (poetisa y novelista española).
Photo Credit: Antony Crossfield, United Kingdom, Shortlist, Enhanced Open, 2015 Sony World Photography Awards.)
––Lázaro Muzak

Mente

No podemos afirmar que Dios se encuentra en un libro, o que se comunicó con hombres específicos para que crearan un texto que contuviera sus reglas y la manera para acercarse a Él. Así mismo, no podemos negar que existen situaciones donde pareciera que esta imagen divina, que en algún momento dimos por sentada, simplemente se desvanece frente a nosotros después de ver lo que subjetivamente podríamos llamar “maldad”, llegando, probablemente, a la conclusión de que jamás existió un benevolente ser divino.

Pero algo sí es seguro: el universo es perfecto. Un ejemplo muy claro es la sucesión de Fibonacci, que se manifiesta en muchas partes de la naturaleza (Por ejemplo, el número de pétalos de una variedad inmensa de flores que coinciden con los números de esta sucesión). La serie de Fibonacci abre camino al número áureo (o razón de oro), y esta última a la formación de espirales con características muy específicas, que increíblemente, se van repitiendo en todo el universo. El vuelo de un águila a punto de atrapar a su presa haciendo la forma de un espiral, la manera en la que las tormentas se forman en el planeta, los espirales gigantes de las galaxias como la Vía Láctea, y la espiral que se forma en los caparazones de los caracoles son ejemplos de la existencia de esta espiral dorada. Incluso parece que el universo es un fractal, y a nuestra percepción, podríamos comprobarlo al comparar la imagen de una red de neuronas y una red cósmica, al observar los patrones en los que los copos de nieve se van formando,  equiparar la función y el comportamiento de las células, el hombre o los animales, y hasta las estrellas o los planetas. Todo parece interactuar de manera perfecta con el todo mismo, una ecuación perfecta que se alimenta de ella misma, que aprende por ella misma, que se modifica para jamás perder el equilibro. Una combinación increíble de ciencia, arte y espiritualidad.

Limitar a Dios a lo que nos han dicho que es, o a lo que podríamos llegar a leer acerca de Él en cualquier libro, sería limitar nuestra experiencia con Él; sería abstenernos a cualquier tipo de vivencia directa con Él. Realmente dudo que a una figura totalmente divina le importe si crees en Él o no, tampoco podría importarle si profesas una religión específica o no. No podría creer en un Dios que pudiese llegar a sentir ira, una inmensa felicidad o una muy profunda tristeza, pues eso sería blasfemar ante su divinidad, sería hacer a un Dios “humano”, y Dios está más allá de los sentimientos. Lo que realmente importa es lo que sientes, piensas, dices y haces en tu día a día, y buscar siempre tu verdad. Eso es fluir con el universo. Es eso lo que te hace realmente cercano a Dios. AL TODO. Y al final del camino, todo esto nos hará más cercanos a nosotros mismos. Tal vez todo estuvo siempre en nuestra mente, pero jamás quisimos verlo.

 9BD

Thot.

Sentí

Los seres humanos estamos constantemente expuestos a las emociones, sentimos felicidad, tristeza, angustia, calma… en ocasiones sentimos emociones tan únicas que probablemente no exista palabra para definirlas o expresarlas, pero ¿Qué tan seguido experimentas todo el rango de emociones en un solo día? El 17 de mayo del 2015 sentí todas (o al menos casi todas) las emociones que en algún punto de mi vida he experimentado y que trataré de explicar a continuación con ciertos tintes hasta poéticos, usando el lenguaje como principal herramienta.

El 17 de mayo de 2015 me desperté de la misma forma en la había esta despertando a lo largo de esa semana. Alrededor de las cuatro de la mañana, súbitamente pensé “¿Cómo se ve el sol el día de hoy?” y me levante a ver mi ventana, entonces este viaje de emociones comenzó al ver que no había sol, sentí una ligera calma, esa que se mezcla con agradecimiento, al ver que no había sol. Entonces me dispuse a volver al sueño cuando recibí una llamada, comencé a sentir ese coraje que produce no poder ir hasta el lugar donde alguien se encuentra para darle tu apoyo, sentí ese malestar que te produce saber que alguien que quieres esta siendo molestado, respiré un poco e intente tranquilizarla, entonces llego esa emoción de tranquilidad que te produce el hacer que otra persona se relaje y se sienta mejor.

Después recibí un mensaje y entró en mi todo un paquete de emociones, como la preocupación que sienten los padres cuando te vas de parranda, al mismo tiempo, la calma de saber que al menos esta bien, los nervios de saber que cuando llegue la hora tendrás que enfrentar a esa persona y luchar para hacer que no se vaya de tu lado, las emociones que son producto del arranque de argumentos con los que planeas convencer a esa persona y la inevitable manera en la que piensas que se desarrollaran los escenarios. Entonces sentí la autoridad sobre mi mismo, silenciando todas ideas, entonces, calma, sentí esa calma de dejar que pase lo que tenga que pasar.

Poco a poco sentí como esa calma se convertía en la calma que previa a una batalla, el nerviosismo se apoderó de mi, luego el hambre, ya era lo suficientemente tarde para que mi cuerpo demandará alimento, entonces llego la nostalgia, esa que sientes al darte cuenta que tu vida no es la misma, que ahora te vales por ti mismo y no hay una madre o padre que te den cualquier clase de apoyo que pudieras necesitar.

Sentí la satisfacción que te produce hacer algo que te gusta, jugaba basquetbol mientras platicaba mi situación escolar, sentí la satisfacción posterior a realizar algo que te gusta, pero entonces llegó la hora, en enfrentamiento estaba delante de mí una llamada, un “ya estoy aquí”, mi corazón se aceleraba, caminaba y fui atacado por la desesperación de no saber cómo actuar en ese momento, decir algo, no decirlo, como decirlo, entonces sentí como una emoción de tranquilidad caía sobre mi como un balde de agua, producto de un abrazo.

Sentí impaciencia, sentí desesperación, sentí furia y coraje de que ella no quisiera escuchar lo que quería decir, sentí la confusión que te produce no entender el fin de una película, luego, sentí esa puñalada emocional que es producto de no tener como defenderte de lo que esta pasando, sentí dolor e impotencia, sentí como todo lo que decía se impactaba contra una pared que no iba a caer, entonces llego la nostalgia. Del tipo de nostalgia que te hace darte cuenta que tienes que aprovechar lo que tienes antes de que se esfume ante tus ojos y mires con impotencia que nada puedes hacer.

Así comenzó un viaje, me subí a una nave que me llevaría a sentir toda la escala de felicidad tal cual la conozco, desde aquella que simplemente llamamos alegría, hasta aquella que te hace suspirar y sonreír por lo que tienes. En esos momentos también sentí amor, ese que viaja desde un simple beso hasta el éxtasis total. Sentí algo muy particular que solo me ha pasado con esta persona, cuando al tocar sus labios todo un concierto ocurre en mi cabeza, canciones que se manifestaban explosivamente en mi cerebro, producto del tacto. Sentí esa euforia tan poderosa que surge en los momentos en que te das cuenta que estas vivo y quieres que todos lo sepan. Sentí como me volvía uno, y producto de esa emoción sentí una fusión de la alegría con la tristeza y la confusión. Sentí como el tiempo desaparecía y era como estar en la cima de una montaña y contemplar todo lo se alcanza a ver.

Luego sentí como regresaba el tiempo y esa montaña se destruía bajo mis pies, entonces sentí la frustración, esa que es producto del fracaso, cuando has hecho todo cuanto podías y todo no fue suficiente. Era como si vieras a un barco partir y tu sujetaras un lazo amarrado a el e intentaras traerlo de vuelta solo con tus fuerzas, sentí esa tristeza que es producto de un adiós.

Entonces sentí esa tristeza que solo podía ser calmada con un abrazo, entonces sentí la tristeza de saber que nadie te dará ese abrazo, sentí las emociones que acompañan a la soledad, sentí como los colores se esfumaban y la obscuridad era mi amiga de nuevo. Sentí ese pánico que te produce enfrentarte a algo que no deseas, sentí ese coraje que se fusiona con tristeza cuando quieres escapar y no puedes. Entonces llego el sentimiento más extraño (y nuevo para mi) que había tenido en la vida, me sentí dios, sentí el poder, sentí como la naturaleza y yo éramos lo mismo, sentí la euforia y la histeria, me sentí manifestado en todo y todo se manifestó en mi, grite y el cielo igual.

Fue así como me sentí tonto, sentí esas emociones que te acompañan cuando has sido humillado públicamente y quieres reírte de lo inesperado que fue esa humillación. Luego sentí tranquilidad, esa en la que te regocijas de tener lo que tienes cuando puedes y como puedes.

Sentí esas emociones de satisfacción de producen ser guía o mentor de alguien más, la que sientes cuando compartes conocimiento.

Al igual que cualquier cosa en la vida, no me anticipaba que lo que estaba por suceder, sentí esa perplejidad que te invade cuando eres Mahoma y la montaña viene a ti, sentí esa inevitable felicidad que me causa debatir. Y como debatir implica tantas emociones, fue regocijante sentirlas. Sentí como el alcohol trastornaba esas emociones haciéndolas súbitamente más poderosas o menos relevantes, sentí una infinita empatía cuando otro ser humano hablo su experiencia de vida y era como si leyera mi experiencia, sentí por un momento que no estaba tan solo como pensaba, luego sentí la alegría de saber que alguien me entendiera.

Sentí esa adrenalina que siempre viene abrazada del alcohol, luego sentí mi maldad, sentí odio, súbitamente me había vuelto un cañón de desprecio, sentí la locura, sentí la satisfacción que causa aprovecharte de los demás, sentí la picardía en mis actos, sentí como debía contaminar mi alrededor con un veneno que todos debían tomar. Súbitamente sentí extrañeza, sentí confusión, sentí pena por mi mismo, sentí esa tristeza que te expresa que has recaído en algo que se impone como obstáculo a tu propia evolución. Sentí desesperación, esa que sientes cuando por unos segundos no estas seguro de quien eres y lo que estas haciendo.

Fue cuando escape de todo mi entorno, respiré profundo y sentí paz, sentí como a mi mismo me reconfortaba, tomándome del brazo, levantándome, y como si por un segundo fuera más consiente de mi mismo, me di el gusto de volver a sentir todas esas emociones en un segundo, luego me sonreí a mi mismo y dormí.

El 17 de mayo del 2015 sentí, tuve la capacidad de experimentar mi propia existencia, recordar lo valioso que es vivir, lo emocionante que es ser humano, por el simple placer de poder sentir, sentir tantas cosas buenas y malas puedes sentir, sentí, sentí y viví y se que volveré a sentir.

––Por el Orbitante Lunar.

Tema 6: El Destino

En esta ocasión se trata de un tema hasta cierto punto libre, el cual se caracterizó por la confrontación de creencias personales, provocando dificultad para el desarrollo de una conclusión unánime, ya que, como es característico de las discusiones de carácter intelectual y plural, cada punto de vista fue defendido fuertemente por su expositor, obteniendo variedad y fluidez.

Idris, al igual que el autor de este texto, sostuvieron que el destino es algo que cada sujeto mismos ha forjado, y aunque de alguna manera este puede ser desconocido para nosotros, es inevitable que lleguemos a realizarlo. No existen casualidades, “Dios no juega a los dados”, todo es producto de nuestras acciones.

Luis expone que el destino es un término ocupado a conveniencia, el cual usamos cada que nos negamos a aceptar los hechos provocados de una u otra forma por nuestras acciones… o aquellos en los que simplemente no comprendemos qué fue lo que los desencadenó. Por otra parte el término del destino parece desaparecer, contradiciendo en apariencia las ideas previas, cuando queremos enfatizar que somos nosotros los autores, y no una fuerza externa o ajena a nosotros, con tal de sentir el éxito ante alguna situación o acción.

Diego planteó el término de “predisposición” o “profecía autocumplidora”, donde cada sujeto es quien, anticipadamente, supone lo que el futuro le depara –esto sin importar si se trata de algo bueno o malo para él- y sus acciones tarde o temprano harán realidad dichos pensamientos o predicciones. También descarta la idea de que un Dios ya haya trazado la ruta que tomará cualquier vida, porque en ese caso el albedrio no existiría.

Roberto se sumó a la idea de que el destino no es algo que ya este escrito y que inevitablemente lo volveremos realidad, simplemente somos seres causales, que vivimos día a día viendo el impacto de nuestras decisiones pasadas y de la misma manera tomando decisiones nuevas.

La participación de Ángel, breve pero enfática, considera, y nos recuerda que el destino es otro nombre que se le adjudica a las consecuencia de nuestras acciones. En opinión personal del autor, podríamos considerar que, de una u otra forma, todos tocamos este punto dando un enfoque casi caleidoscópico, pero no por ello se trata de algo tan trivial como para tomarse como conclusión. Se volvió necesario un análisis más profundo.

Es en este punto donde este escritor expuso su duda sobre de qué manera se involucraba el destino en cosas que simplemente no podía explicar, usó de ejemplo el hecho curioso (hasta ese momento) de que las últimas chicas por las que se sintió atraído fueran zurdas. No encontraba algo que explicara estos hechos porque fue desde antes de si quiera entablar una conversación con ellas que surgía un gusto, pero en algún punto del acercamiento descubría la cualidad en cuestión. Luis explico que esto simplemente se debe a la tendencia, que en ocasiones no tiene que ser consiente: esto es locus de control externo. Usó como ejemplo su necesidad de escribir cuando había presencia de luna llena, incluso cuando aún no se daba cuenta que ese día tocaba esta fase del astro. Alguna explicación para esto podía ser que, inconscientemente hacía un cálculo de los días que pasarían para volver a ser luna llena, o en el caso previo, que probablemente surgiera atracción por algo que sólo las personas zurdas hacen, aún sin haber conciencia de ello.

Fue durante un breve descanso que junto con Ángel se formuló una hipótesis, lo cual fue muy emocionante, porque incluso su formulación es ejemplo de lo que se explica.

Se planteó que son nuestros pensamientos, específicamente los deseos y/o necesidades, “dedos tirando dominós del destino”, esto porque internamente, al pensar, generamos ondas electromagnéticas, por tanto estas ondas también se propagan fuera de nuestro cráneo, influyendo de manera sutil en el universo tirando los dominós necesarios hasta que regresa a nosotros haciendo realidad el destino. Esto hace que no solo se hable de las reacciones producidas por las acciones, sino también en la que éstas se involucran con las de los otros.

Para entonces volvimos al punto de la predisposición y se hizo la mención de los miedos, que, como comentó Diego, se trata de deseos obscuros que ansiamos se vuelvan realidad para liberarnos de ellos. E inevitablemente nos desviamos a un análisis personal sobre los miedos, por lo que, tal vez inconscientemente, dimos fin al tema del destino.

Con base en las opiniones de los demás miembros y las propias, se puede decir que podemos ser conscientes del resultado de nuestras acciones, tendencias e influencias en nosotros mismos y la repercusión sobre los demás, sin embargo, desconocemos una buena parte de éstas, por lo que la suma de los anteriores y los puntos que aún están fuera de nuestro panorama es aquello que denominamos “destino”.

-Por el Orbitante Lunar

La Insatisfacción Existencial I.

      «El hombre es el único animal para quien su propia existencia es un problema que tiene que resolver»

–Erich Fromm.

Considerando que “El Vacío” no es igual a “La Nada”, sino la simple ausencia de algo que pueda llenar un espacio, este texto a calidad de Tesis no trata del Vacío Existencial en dónde simplemente dábamos por hecho que existía una ausencia de Existencia en El Ser.

No es tan sencillo ni tan tajante.

No es atribuirle todo el sentimiento de incomodidad y angustia del Ser a un simple vacío. No es presuponer que cuando El Vacío deje de estar vacío, toda esta angustia e incomodidad cesarán. No es tan simple, ni tan lógico.

¿Qué pasa cuando, quizás inconscientemente, decides lidiar con la ontología de una inherente existencia? ¿Qué pasa cuando no te queda más que creer que existes?

La Condición Insatisfecha.

En tu desesperación, decides de manera idealista empezar a creer que por la común imposibilidad de entender el estado de Vacío Existencial, la existencia está, quizás parcialmente, ahí.

En un primer esfuerzo de digestión a nivel conciencia, quedas más exhausto y más confundido. Lo único que tienes y a lo que el universo está condicionado per se, es al lenguaje; cuya mayor bondad es irónicamente, la limitación.

¿De qué hablo cuando hablo de La Condición Insatisfecha? Estás condenado a lidiar con tu existencia, te sientes horcado y aquellos que en su momento parecieron tontos e inmaduros reproches cobran sentido. “Yo no pedí nacer”, tampoco existir. Y aquí estamos, quizá en contra de nuestra voluntad, pero estamos y estamos anonadados “sintiendo La Nada” como dijo Martin Heidegger.

Eres tu peso traducido a insatisfacción, a apatía para con el mundo. No encuentras sentido de pertenencia ni a este mundo, ni a la sociedad, ni a tu familia, ni a ti. Te cuestionas si eres un cuerpo con alma o un alma con cuerpo. Te cuestionas tu razón de SER.

No encuentras el sentido de absolutamente nada puesto que todo termina y no somos más que ruido entre el silencio de antes de nacer y el de después de morir. Nadas y te sientes ahogado, consumido, sofocado por este ruido al que tú no pediste llegar.

tumblr_mja2wdb9Ys1s1uog8o1_500

Foto sin autor.

Por: Lázaro Muzak
(…)

Tema Especial: El Amor.

En esta sesión se abordó el tema del amor, un tema del cual se han dicho tantas cosas, un tema que sin duda todos los días lo tratamos de abordar, lo pensamos y lo queremos sentir, sin duda este tema no podría pasar desapercibido para nosotros y teniendo la misma duda que la mayoría de las personas y nuestros ancestros tratamos de definir:

¿Qué es el amor?

Desde mi punto de vista concibo al amor como los niveles de importancia que se le da a una persona o a algo, solo se ama lo que se interesa, lo que es una prioridad, lo que esta en nuestra mente ocupando un puesto importante, con este punto se abrió la sesión de LPH.

Idris nos habla de amor como generalidad y también nos menciona diferentes “tipos” de amor:

Eros: El amor profundo que se refiere a la pareja.

Ludus: Es aquel que ve al amor como un juego.

Storge: Amor entre amigos y amor a la familia.

Agape: El amor que entrega nada sin pedir nada.

Manía: Un amor que tiene locura como base.

Pragma: Amor que busca servir.

Filia: Amor que admira.

Después de mencionar los diferentes tipos de amor Idris nos dice que el amor es atracción involuntaria y que eso es lo que hace que sea un amor más natural, más puro. Como conclusión en su intervención Idris nos dice que el amor es dar el espacio para que otra persona pueda ser quién es, haciendo de este un amor completo, un amor que puede encerrar y comprimir los diferentes tipos de amor que ya se han mencionado.

El siguiente turno fue para Roberto quien nos habla del amor como una forma en la cual uno puede encontrar la belleza en pequeñas cosas, que todo el tiempo uno puede amar, nos pone un ejemplo que es cuando el esta respirando ama cada fragmento del aire que entra hace un recorrido a su cuerpo y después sale con una parte de él, nos menciona que el amor no puede estar sujetado a una necesidad, que cuando pasa a ser una necesidad la naturaleza del amor muere.

Eduardo Villanueva nos menciona que uno de los problemas más grandes que tiene el amor es la sociedad ya que esta limita a quien si puedes amar y a quien no, para la sociedad es imposible que una persona ame a alguien que acaba de conocer o que incluso no conoce, para ellos es extraño que pase esa situación por que nos ha puesto limites y estatutos que se deben cumplir, tú solo puedes amar a una persona que conoces perfectamente donde amas sus defectos y sus virtudes, una persona con la que haz salido en repetidas ocasiones o con la cual ya tienes una relación, pero el amor no es así, el amor no conoce los limites, por eso puedes amar incluso a alguien que no conoces, alguien con quien alguna vez se han cruzado las miradas, tu puedes amar a alguien sin conocer sus defectos, sus virtudes, tu puedes amar a una persona por eso, por que es alguien igual que tú, por eso el amor no tiene limites.

Y es que pasa así Carlos lo complemento diciendo que el amor solo tú lo entiendes y se que puede sonar tan común pero si en verdad le pones un poco de atención y la analizas te darás cuenta de que es verdad, que no solo amas de una forma que depende de la persona el amor se ve reflejado y es cuando solo tu entiendes como amas a las personas.

El turno en esta sesión le toco a Karol, quien nos habla de que todo inicia con un pensamiento, quiero querer, de ahí nuestra mente empieza a buscar a una persona la cual cumpla con ciertos requisitos que nosotros pusimos para poder sentirnos atraídos a ella, pero el amor es aceptar a la persona sea como sea, mientras no rompa los ideales que tu tienes, pues el amor a pesar de ser un desarrollo individual es un crecimiento de pareja y es cuando puedes sentirte uno cuando son dos.

Itzel, quien nos dice que con el amor se logra satisfacer una figura, nos menciona también que el amor para las mujeres es lo que el amor para las masas (Ket Millet), nos dice también que el hombre condenado a ser libre no es creado por el mismo pero es responsable de si mismo (Sartre), el amor es una responsabilidad, el amor no es una carga, y que hay 4 fundamentos de Buda para amar; bondad, alegría, libertad y comprensión, para amar uno necesita sentirse libre, pues el amor es libertad.

Diego fue el siguiente en tomar la palabra y nos habla de que todo amor tiene componentes básicos, también nos habla de la doble llama de Paz, en este libro nos hablan sobre lo sexual y el erotismo, la sexualidad, como lo más animal y primitivo del ser humano; el erotismo, la expresión humana de la sexualidad que deviene en rituales, ceremonias, conquistas, normas sociales; y el amor, la combinación de ambas y de elementos mágicos que nadie (ni la ciencia) puede entender. También Diego nos menciona que podemos amar a la persona que responde ¿Quién soy?

Cesar a quien le correspondía el momento de hablar nos habla del amor como arte, tal como lo mencionan en “El Arte de Amar” de Fromm, nos dice que el amor es un llamado de la naturaleza y que amar es sujeto a condiciones, pero que no se debe buscar que esta presente todo el tiempo, que todo amor debe ser correspondido.

El momento de cerrar las ideas le correspondió a Luis quien nos apuntó los siguientes momentos:

1.-El amor; como el primer beso que le das a alguien con una canción de fondo.

2.- Amar es desear lo mejor a la otra persona.

3.-Amar sin duda alguna es asombro.

4.-Amar es voluntad.

5.-Amar es aceptación.

6.-Amar es verdad.
El momento de compartir las ideas había terminado, sin duda esta vez coincidimos en varios puntos, como en una parte de amor como bondad, sin duda es un sentimiento que te hace crecer, que nos hace darnos cuentas que las cosas pequeñas son las cosas mas grandes, que el crecimiento puede ser individual pero sin duda alguna el crecimiento completo es en pareja, amar no tiene limites, el amor no busca de razones, el amor es como el arte, que se encuentra en todos lados, amar es mirar a una persona incluso sin conocerla y saber que es importante, el amor es importancia, el amor puede transformarse pero no podrá terminar, amar no conoce las barreras de la sociedad pues en ese caso no es amar, amar es recordar la canción de fondo cuando besabas a una persona por que sabias que eso era lo mejor que le podías desear, quedarte sorprendido por la voluntad natural que tiene este sentimiento de hacer el bien, aceptar que es algo que no puedes controlar, que sin duda es la verdad mas grande y tal vez la única absoluta.

10440274_415933145229505_214745332276161256_n

(Imagen: Collage de Betty Ag Sch.)

Por: El Hombre Carnero.